Afianzando cimientos para un futuro más resiliente en Cajamarca, La Libertad y Lambayeque

Por Practical Action en América Latina el 26.04.2024

A casi un año del inicio de los trabajos en campo, en los últimos meses, el fortalecimiento de capacidades y las asistencias técnicas han marcado la pauta del avance del proyecto «Construyendo resiliencia comunitaria en cuencas vulnerables de Cajamarca, Lambayeque y La Libertad en Perú”, posible gracias al apoyo financiero del Boreau for Humanitarian Assistance (BHA) de USAID.

Durante este periodo, se ha brindado asistencia técnica en Gestión del Riesgo de Desastres (GRD) a los once municipios del ámbito de intervención del proyecto en las tres regiones, permitiendo articular acciones en cada municipalidad a nivel interno con las diferentes gerencias y subgerencias vinculadas al tema, en coordinación con el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) y el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (CENEPRED).

La participación comunitaria ha sido muy activa en los caseríos y/o anexos de los once distritos para realizar los diagnósticos participativos, permitiendo identificar los potenciales riesgos en cada zona y conocer su territorio, para dar paso a la etapa de planificación, que permitirá generar acciones conjuntas a nivel de GRD y agricultura.

En el componente agrícola, se ha iniciado la instalación de parcelas de aprendizaje en la zona media y alta de las tres cuencas, Río Moche en la Libertad, Río La Leche en Lambayeque y la Subcuenca Yaminchad – Jequetepeque en Cajamarca; así como la instalación de biohuertos familiares y viveros forestales. En La Libertad, productoras y productores rurales realizaron una pasantía para conocer el proceso de producción de hongos, visibilizando esta actividad como posibilidad para implementarla en sus caseríos.

Este mes de mayo, finaliza la fase inicial de formación de promotoras y promotores a través de Escuelas de Campo para Agricultores (ECA); proceso en el cual vienen participando cerca de 60 productores y productoras rurales, quienes vienen adquiriendo formación en esta metodología de trabajo para que tengan la capacidad de facilitar y acompañar procesos de planificación dentro de sus comunidades.

Como resultado, 20 mujeres líderes de Cajamarca, 13 procedentes de la cuenca del Jequetepeque, se han formado como facilitadoras en la elaboración de mapas de peligro y han iniciado la réplica de sus aprendizajes, apoyando además en la organización de Comités de Defensa Civil en sus comunidades.

Además, actualmente somos parte del Comité de Gestión Regional Agrario (CGRA) de Cajamarca, La Libertad y Lambayeque, y se viene realizado un trabajo coordinado con el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (SENAMHI) para la implementación de estaciones de monitoreo climático en La Libertad y Lambayeque, así como el impulso de Plataformas de Gestión Agroclimática en Cajamarca y La Libertad; lo cual está en buen camino.

Por otro lado, desde los enfoques de género, inclusión e interculturalidad, hemos impulsado acciones para generar oportunidades para todas las personas, poniendo énfasis en grupos de mujeres y niños, como parte de los grupos más vulnerables. En ese sentido, se ha promovido con éxito encuentros de mujeres líderes en Cajamarca y Lambayeque en los cuales se ha visibilizado y puesto en valor su rol para el desarrollo, se ha discutido las limitaciones que aún se tienen, y se han identificado las rutas para seguir promoviendo el cierre de brechas de género en cada ámbito.

Asimismo, como parte de nuestra estrategia para sensibilizar a las familias del ámbito de intervención del proyecto, hemos orientado acciones con niños y niñas para despertar el interés por los temas relacionados a la GRD. Por ello, logramos implementar los programas formativos de Chikibrigadas en La Libertad y Mini Brigadistas en Acción en Cajamarca. Estos programas han tenido como público objetivo a la población escolar del nivel primario, quienes recibieron conocimientos básicos respecto a cómo actuar en situaciones de emergencia promoviendo resiliencia desde temprana edad.

Después de un breve repaso los avances logrados, desde el equipo del proyecto, se viene realizando una evaluación interna, que permite también extraer aprendizajes, con la finalidad de reforzar o reorientar las estrategias y actividades definidas, para lograr el cumplimiento de los resultados y objetivos propuestos, que aportan a seguir construyendo comunidades resilientes.