Una mirada a las conversaciones sobre el clima de Glasgow… ¿buena o mala COP?

Por Sarah Roberts, CEO de Practical Action el 19.11.2021

Una mirada a las conversaciones sobre el clima de Glasgow… ¿buena o mala COP?

El cambio climático está teniendo un profundo impacto en las comunidades con las que trabaja Practical Action. La forma en que el mundo responda a la emergencia climática es crucial para el futuro de todos nosotros y sabemos que quienes viven en primera línea se enfrentan ahora a una emergencia de proporciones sin precedentes. Teniendo esto en cuenta, me uní a colegas de todos los continentes en los que trabajamos en la COP26 de Glasgow.

Estuvimos allí para amplificar las voces de las personas con las que trabajamos y para compartir lo que hemos aprendido de quienes ya se están adaptando a los fenómenos climáticos extremos. Algunos de nuestros empleados formaron parte de las delegaciones nacionales, influyendo directamente en las negociaciones. Otros se aseguraron de que una serie de personas con influencia en los resultados de la COP escucharan las necesidades de los más vulnerables y se centraran en garantizar que se destinaran más apoyo y financiación a satisfacer esas necesidades.

A lo largo de las dos semanas proporcionamos pruebas y apoyo técnico a las delegaciones gubernamentales, participamos en eventos y hablamos con los medios de comunicación. Presentamos el trabajo de adaptación de abajo a arriba realizado por personas en primera línea del cambio climático, que trabaja con la naturaleza, no contra ella. Pedimos un nuevo enfoque en los acercamientos y recursos necesarios para escalar estos cambios y permitir a las comunidades adaptarse y hacer frente a las pérdidas y daños que ya están experimentando.

Acudimos a las conversaciones con cinco llamados a la acción:

Resultados decepcionantes

En el período previo a la COP, los últimos datos científicos declararon un código rojo para la humanidad, pero los resultados de la COP estuvieron muy por debajo de lo necesario para que nos movamos hacia una trayectoria que limite el calentamiento global a 1,5 grados, algo fundamental para un futuro viable. Incluso si se cumple el 100% de los compromisos asumidos en Glasgow, seguimos en una trayectoria de al menos 2,4 grados de calentamiento, lo que sería catastrófico.

No se alcanzó un objetivo clave en materia de financiación climática de 100 mil millones de dólares anuales para apoyar la transición de los países en desarrollo hacia un futuro más limpio, lo que representa un fracaso colectivo en la prestación de un apoyo financiero esencial a los países que menos han contribuido a la emergencia climática.

Tal vez la mayor decepción fue el escaso avance en la atención a las pérdidas y los daños a los que se enfrentan las personas debido a los impactos climáticos, que sólo van a aumentar. El mayor grupo de negociación, el G77, que representa a 6.000 millones de personas, incluidas las más afectadas por el clima en todo el mundo, propuso el mecanismo de financiación de pérdidas y daños de Glasgow. Esto atrajo compromisos financieros de algunos gobiernos regionales y organizaciones filantrópicas, pero la decisión final acordada fue débil y se centró en el diálogo y el proceso, no en la implementación. Hacer realidad el Mecanismo de Financiación de Pérdidas y Daños y garantizar que el dinero llegue a las comunidades de forma justa y eficaz será un punto clave para nosotros en el futuro.

Pero

Este es un camino mejor que el que hemos tenido antes. Un resultado importante de la COP es que ahora los países tienen que mejorar sus planes para reducir las emisiones, adaptarse y hacer frente a las pérdidas y daños anualmente, en lugar de cada cinco años. Este calendario acelerado es esencial, ya que la lentitud de las negociaciones y de la acción significa que ahora estamos en una situación en la que debemos reducir las emisiones a la mitad para 2030 para mantener el calentamiento en línea con el límite de 1,5 grados.

Aunque hubo una gran decepción por la forma en que el texto sobre la eliminación de los combustibles fósiles se diluyó en el último momento, fue la primera vez que los «combustibles fósiles» aparecían en una decisión de la COP. Ahora es esencial que nos basemos en esto y aumentemos la presión para acelerar esta eliminación. Asociaciones como la Asociación para la Energía Justa (Just Energy Partnership) ofrecen un modelo positivo de cómo podría hacerse. En este caso, los EE.UU. y de los países de la UE están proporcionando 8.500 millones de dólares en subvenciones y préstamos de baja tasa durante los próximos cinco años para que Sudáfrica, el duodécimo mayor emisor de carbono, pueda hacer la transición para abandonar el carbón y estar en línea con una trayectoria de 1,5 grados. Con 120.000 puestos de trabajo relacionados con el carbón en un país con una de las tasas de desempleo más altas del mundo, el apoyo a una transición justa es crucial. Si se hace bien, debería haber una serie de beneficios sociales y económicos, así como medioambientales, ya que el actual sistema basado en el carbón es enormemente costoso, poco fiable y causa de importantes problemas de salud por la contaminación.

Signos de esperanza

Este es uno de los signos de esperanza que se desprende de toda una serie de compromisos de diversas asociaciones y coaliciones, que se anunciaron junto con las negociaciones sobre el marco político y el texto. Si estos compromisos se aplican en su totalidad y se amplían, podrían suponer una diferencia significativa en la consecución de una transición justa y en el camino hacia el límite de 1,5 grados.

A continuación, destacamos algunos que son especialmente relevantes para nuestro trabajo.

Llevamos décadas trabajando en la ampliación del acceso a la energía, por lo que nos ha animado especialmente el lanzamiento de la Alianza Mundial de la Energía para la Gente y el Planeta. Se trata de una iniciativa enormemente ambiciosa, que pretende llegar a mil millones de personas desatendidas con energía fiable y renovable, evitando cuatro mil millones de toneladas de emisiones de carbono y creando 150 millones de puestos de trabajo. Está claro que es una asociación que queremos que tenga éxito. Se trata de un modelo interesante, que pretende utilizar 10.000 millones de dólares de financiación filantrópica para conseguir otros 100.000 millones de libras de bancos multilaterales de desarrollo y otros financistas privados. En Practical Action estamos especialmente interesados en el fuerte énfasis en la energía para la agricultura y en el potencial para una mayor integración en la agricultura regenerativa.

La agricultura regenerativa, que beneficia a los pequeños agricultores, es una parte clave de la transición hacia un sistema alimentario sostenible, y hemos estado creando programas en África, mejorando los medios de vida y construyendo el argumento comercial para los enfoques regenerativos. Justo antes de la COP celebramos una serie de centros de agricultura regenerativa para apoyar a las empresas interesadas en ampliar los enfoques regenerativos a través de sus cadenas de suministro, por lo que estamos encantados con el lanzamiento de Regen 10, un plan del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible y 12 socios para ampliar los sistemas de producción de alimentos regenerativos en todo el mundo en una década. Su objetivo es llegar a 500 millones de agricultores y movilizar 60.000 millones de dólares al año para financiar la transición.

Se hizo hincapié en la necesidad de una «transición rural justa» y de sistemas alimentarios que proporcionen seguridad alimentaria y beneficien a los pequeños agricultores y a la naturaleza. Varias asociaciones anunciaron sus objetivos de ampliar las políticas innovadoras y ambiciosas, las inversiones y las soluciones de múltiples partes interesadas que ofrecen resultados positivos para las personas, el planeta y las economías, todo lo cual coincide con los objetivos de Practical Action. Sin embargo, muchas de las soluciones que se ofrecen son de arriba hacia abajo, centrándose en un mayor acceso a los insumos, la tecnología y la formación. Tenemos que asegurarnos de que hay mucho más apoyo a nivel local y comunitario, apoyando los conocimientos locales e indígenas existentes con técnicas científicas y apoyando y potenciando la innovación local.

Uno de los primeros anuncios importantes de la COP fue que países que representan el 85% de los bosques del mundo se comprometieron a acabar con la deforestación para 2030.  El compromiso está respaldado por 14.000 millones de inversión pública y privada en los próximos cinco años. Muy por debajo de lo que se necesita, pero algo en lo que basarse. El compromiso apoyará la mitigación y la adaptación al clima, abordará los factores sistémicos de la pérdida de bosques y permitirá la conservación, la gestión sostenible y la restauración de los bosques en los países elegibles. Este es el tipo de trabajo que hemos estado haciendo con los caficultores en los bosques nublados del Amazonas y Nepal, así que esperamos que la realidad de la implementación coincida con la retórica del compromiso.

¿Y ahora qué?

Los resultados de la COP 26 no fueron lo suficientemente buenos, pero parece que hemos alcanzado un punto de inflexión positivo, en términos de apoyo público y mayor impulso para el tipo de cambio sistémico que es esencial.

Glasgow dejó al descubierto las líneas rojas entre las distintas posiciones. El Reino Unido conserva la presidencia de la COP hasta la COP27 y trabajaremos con varias coaliciones para presionar al equipo de liderazgo del Reino Unido para que utilice realmente su influencia y su mandato para superar algunas de estas divisiones y permitir que la COP27 ofrezca mucho más.

La experiencia de décadas de Practical Action en ayudar a las personas que están en primera línea del cambio climático a adaptarse de forma sostenible a los nuevos retos a los que se enfrentan nunca ha sido más relevante, ni más necesaria. Seguiremos trabajando con muchos otros para apoyar, demostrar y ampliar las soluciones necesarias para un futuro positivo para las personas en primera línea del cambio climático y conseguir que la financiación se reoriente hacia soluciones climáticas que beneficien a las personas y a la naturaleza.